Bicicleta NUEVA por menos de 150€

Antes de nada, para los más estrictos en el tema de las fixies, sabemos que la bicicleta que hemos restaurado en esta ocasión se ha convertido en una Single Speed y no en una fixie, pero como esta es lo más cercano a la Single Speed, hemos decidido incluirla aquí. Una vez aclarado esto, vamos a comenzar con el tema de hoy.

Para los interesados en esta bicicleta, está disponible para comprar haciendo click aquí.

Habéis oido bien. No es ningún truco ni tampoco ninguna estafa. Hoy os vamos a enseñar cómo es posible tener una bicicleta NUEVA por menos de 150€. Lo de nueva podemos ponerlo ente comillas ya que realmente la base no es más que una bicicleta hecha polvo de hace unos cuantos años. No obstante el resultado es incluso mejor que el que nos venden algunas marcas como nuevo. ¡Todo esto ha sido posible por menos de 150€! Hoy en día cualquier bicicleta, sea Single Speed o fixie no baja de los 300€ (al menos aquellas que podremos manejar sin temer por nuestras vidas…). Si estáis listos nosotros también lo estamos así que vamos a comenzar.


¿De dónde sale la bicicleta?

La bicicleta base que hemos usado para la restauración de hoy es una G.A.C Fasser. Su pintura original era roja y amarilla pero nosotros nos la encontramos con un negro mate bastante deteriorado que dejaba ver los anteriores colores por un mal intento de “restauración” en el pasado. Lo único bueno que parecía tener era el sillín, el cual resultó estar roto por un lateral y no servía. La cinta del manillar también estaba rota. La transmisión había tenido mejores días, por lo que decidimos quitarla y montar una Single Speed. Por suerte la base era buena, es decir, el aspecto exterior no era muy agraciado, pero al menos el cuadro no estaba rajado ni con óxido que afectase a su estructura. En definitiva, teníamos un buen proyecto al que lanzarnos.


Restauración

Con una buena base y las ganas de sacar algo bastante bueno nos pusimos manos a la obra. La idea principal era pintarla en azul, pero una vez lo hicimos, llegamos a la conclusión de que no había sido la mejor elección del mundo. Pero de este pequeño obstáculo en el camino hablaremos más adelante.

Primer paso: Desmontar la Bicicleta

Primero de todo, había que desmontar todas y cada una de las piezas de la bicicleta. Como ya habíamos dicho, la idea era hacer una Single Speed por lo que no necesitaríamos ni el desviador delantero ni tampoco el trasero. Tampoco necesitaríamos las palancas de cambios, emplazadas en el cuadro de la bicicleta, algo típico en estas bicicletas antiguas. Nos deshicimos también de las manetas de freno de carretera, puesto que para una Single Speed, era mejor darle un look más urbano con unas manetas horizontales. Quitamos la tija, la cual estaba llena de óxido y hubo que pulir más adelante. Quitamos la horquilla, la potencia y el manillar. Con la potencia tuvimos bastantes complicaciones ya que al tratarse de una bicicleta antigua, la potencia esta dentro del tubo de la horquilla. Esta se había quedado atascada dentro de la horquilla, pero nada que un poco de técnica y mucho lubricante no pudieran solucionar.

Los problemas a la hora de sacar una potencia son algo que está en el orden del día de aquellos que se dedican a la restauración y mantenimiento de las bicicletas. Si queréis más información sobre cómo actuar en estos casos, estad atentos a la página y a nuestro canal de YouTube porque pronto tendréis una explicación de como arreglarlo.

Volviendo al tema de hoy, una vez hecho todo lo anterior solo quedaba quitar los pedales, algo que no supone mucha técnica y que con un poco de maña se consigue dejar listo en unos minutos; y las bielas, así como el eje de pedalier. Una vez que todo esto estaba desmontado, podíamos comenzar a lijar la bicicleta.

Segundo paso: Lijado

En mi humilde opinión, el proceso más tedioso y monótono a la hora de restaurar una bicicleta. Desmontarla puede llegar a ser complicado si no tienes los conocimientos necesarios. Pintarla puede ser un maravilloso pasatiempo si tienes algo de cuidado y te gusta. Montarla es tan solo cuestión de no apretar demasiado hasta el punto de romper algún componente. Pero lijar, lijar es lijar. No hay manera posible de describir a alguien que nunca haya pasado por eso la sensación que te produce. Admiro a aquellos que dicen que lijar les tranquiliza y les divierte. ¡Ojalá fuéramos todos así!

Dejando a un lado nuestra experiencia. Lijar es una tarea que no requiere de mucha técnica. Simplemente necesitas un papel de lija (hay quienes lo realizan con una pulidora, pero a nosotros nos gusta más pegarnos con los papeles de lija) un cubo con agua y mucha paciencia. Puedes pasarte tranquilamente cuatro o cinco horas lijando si quieres dejar el cuadro casi como nuevo y aun así siempre quedarán imperfecciones que te darán dolores de cabeza constantes. No obstante, si no queréis complicaros la vida, siempre podéis lijar un poco la pintura original y esta actuara de imprimación para la nueva pintura. Nuestro caso fue el primero, el de complicarnos la vida.

Pese a todo el sufrimiento de lijar el cuadro hasta el acero, el resultado fue bastante bueno, por lo que el esfuerzo mereció la pena.

cuadro de bicicleta recién lijado


Tercer paso: Pintura

Tras el suplicio de lijar todo el cuadro de la bicicleta, parecía que el resto iba a ser un camino de rosas para nosotros. Por desgracia no fue así. Al principio todo iba bien. Primero de todo había que darle la imprimación y todo salió según lo esperado sin ninguna complicación. Lo bueno vino después. Una vez seca la imprimación comenzamos a darle el color azul con el que habíamos decidido pintar la bicicleta. Para nuestra desgracia, el azul no era ni mucho menos lo que nos esperábamos y estábamos seguros de que no se iba a quedar de esa forma. Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que teníamos que volver a empezar.

cuadro de bicicleta azul recién pintado

Tras volver a hacer todo lo que ya habíamos hecho anteriormente, tocaba darle la pintura verde. El resultado cumplió todas nuestras expectativas y estábamos más que satisfechos. Dos manos de pintura después, decidimos añadirle unos detalles en blanco para evitar la monotonía en el color. Una vez más el resultado fue, en lo personal, totalmente espectacular. A pesar de haber cambiado el color, al ver el cuadro pintado sabíamos que era exactamente lo que nos habíamos imaginado cuando empezamos el proyecto.

Cuando la pintura estaba seca, solo faltaba darle un par de manos generosas con el barniz. En esta ocasión usamos un barniz mate, ya que el color con el que habíamos pintado era así y no queríamos cambiar absolutamente nada de su aspecto. Repetimos el mismo proceso con la horquilla (esta vez sin pintar antes con azul, claro está) y podíamos dar por completada la etapa de pintura.


Cuarto paso: Montaje

Como mencionamos antes, el montaje es algo sencillo si nos cercioramos de hacer las cosas bien y de no forzar ningún componente. Al principio del artículo mencionamos algunas partes que no podían volver a usarse y que se sustituyeron y se describen a continuación. Os dejaremos los enlaces a cada uno de los componentes que usamos por si os interesa comprarlos:

Materiales

Una vez tenemos todos los componentes, comenzamos el montaje de la bicicleta. Es importante engrasar bien todas las partes móviles de la bicicleta para evitar crujidos o chirridos a la hora de usarla, además de que facilitamos así el propio montaje. El montaje y desmontaje de una bicicleta es algo complejo para quien nunca haya tenido la oportunidad de verlo o de realizarlo, pero también algo simple para los que se dedican a las bicicletas. Por ello hemos decidido no enrollarnos en este artículo explicando el montaje de la misma.

Para aquellos que necesiten ayuda, tendrán próximamente disponibles una serie de videos que les ayudarán a aprender todo lo necesario acerca de este tema. Estad atentos al Instagram porque anunciaremos por allí cuando saldrán cada uno de los videos. Cuando se publiquen en YouTube, saldrán en el apartado de Mantenimiento de nuestra página.

Una vez montada toda la bicicleta, solo quedaba admirar nuestro trabajo y creedme, si os animáis a hacerlo por vosotros mismos, es en lo que más tiempo invertiréis. Después de todo el esfuerzo dedicado a esa maravilla, que menos que dedicarle también nuestra admiración ¿no creéis?

bicicleta verde y marron


Bicicleta NUEVA

Esperamos que os haya gustado la restauración de esta bicicleta y os deis cuenta de como con una bicicleta antigua, que si la sacamos a buen precio puede salirnos casi regalada, podemos tener una bicicleta en condiciones y totalmente a la moda. Además de por ahorrar algo de dinero, esta restauración sirve también para concienciar a la gente de que debemos darle una segunda oportunidad a las cosas que tenemos olvidadas, ya que con un poco de esfuerzo pueden volver a ser las que un día nos hicieron ilusión.

Gracias por estar una vez más aquí y por formar parte de la familia de NewLifeBikes. Recordad que nos podéis encontrar en Instagram y en Youtube. Os dejamos por aquí abajo el video de la restauración completa para que podáis contemplarlo todo mucho mejor. Dicho esto, ¡nos vemos pronto!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *